Paseo por la historia: Amuletos y talismanes

Paseo por la historia: Amuletos y talismanes La palabra amuleto surge del árabe “Jamalet” y “Jamala” , que significa “colgante” ...

Mostrando entradas con la etiqueta el vidente natural sin cartas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta el vidente natural sin cartas. Mostrar todas las entradas

sábado, 2 de julio de 2016

videntes de la historia, el vidente natural sin cartas 5€


Lo primero que quiero de mis consultantes es una pequeña reflexión: el mundo físico se percibe por medio de los cinco sentidos, y más concretamente.


videntes de la historia, el vidente natural sin cartas

 

Lo primero que quiero de mis consultantes es una pequeña reflexión: el mundo físico se percibe por medio de los cinco sentidos, y más concretamente. Por medio del sistema sensorial. Todo cuanto trascienda el reino material, no puede ser percibido por esos mismos sentidos, esto es, no afectan al sistema sensorial. Visto eso, ahora, por favor, pongan atención en lo que les digo:
Paso a paso, concepto a concepto.

El vidente natural sin preguntas


Los primeros videntes de la historia, el vidente natural en sí, allá en la época de las cavernas, los videntes de nacimiento, fueron gente que temía por su pueblo, por su familia, por ellos mismos, por el futuro y por el presente, así como por la manera en la que sobrevivirían. Los videntes, esos videntes naturales de nacimiento, esos videntes médiums, se hacían preguntas muy profundas, separados de los demás, en la soledad, aislados. Y continuaban formulándose preguntas y más preguntas, sin darse cuenta ni saber cómo había ocurrido la respuesta. Solían tener sueños reveladores con los que ayudar, dar guía y consejo a toda la tribu, familia, poblado o sociedad. Poco a poco, con más preguntas y desesperación, los sueños les enseñaban como obtener nuevas respuestas de su conciencia interior, esotérica, si se prefiere, esto es, de la chispa Divina que todos, siempre, hemos portado dentro. Pero el ser físico, psíquico y espiritual, ante la llamada angustiada y repetida, una y cien veces, acababa respondiendo y toda una serie de medios se desplegaban en el mundo y se ponían al alcance de aquel que tanto buscaba.